Dejando SER

Dejando SER

Danzando la Vida y con ella, aprendo. Atenta escucho… aprendo a escuchar.

Ella me cuenta y sin tiempo la siento.

Esta vez la Vida, en este baile, me preguntaba si soy lo suficientemente valiente para descubrir quién es aquel con el que me relaciono, si soy lo suficientemente valiente de conocerle sin etiquetas, sin esas que a mí me dan seguridad.
Si me atrevo a dejarle cambiar y conocerle en este preciso instante, sin ayer o mañana.

¿Siento la suficiente libertad para dejarte libre y que lo seas, para que seas cómo y quien quieras ser?

¿Soy lo suficientemente libre para dejarte cambiar de opinión tantas veces como quieras?

La Vida hoy me decía que solo seré libre cuando tu vuelo sea permitido en toda su extensión y la alegría rebose mi corazón al verte y saberte libre.

Así me habla la Vida en este baile y me habla del baile con otro y con Ella.

Sólo si te permito, me permito.

Tantos bailes… tantos otros aún por danzar… tanto por descubrir… tanta Vida por permitir. Feliz de descubrir, danzar y permitir.

Así me habla la Vida y yo escucho atenta… sin tiempo… humilde… en silencio. Ella sabe.

Facebooktwittermail
youtubeinstagram