El mensajero no es importante

El mensajero no es importante

Esta es una de las frases que me impactaron de la película «Stigmata». La prota de la película era poseída por el espíritu de un anciano monje y al preguntarle quién era, respondía: El mensajero no es importante. De hecho más bien reconocemos al mensajero cuando reconocemos el mensaje 🙂.

En estos días he estado en contacto con un maravilloso mensajero que me ha traido mucha Verdad y en ella «mi verdad» contenida. A veces nos queremos quedar con el mensajero y perdemos la perspectiva distorsionando el mensaje.

En los «mundos tranquilos» en los que a veces me adentro da igual la forma del mensajero. He recibido mensajes muy profundos, de esos que abren puertas trayendo el cielo a la tierra, de patos, de manzanos que dan manzanas porque sí, del eterno fluir de aguas cristalinas, de miradas que traspasan corazones y corazones que se dejan ser traspasados por miradas, de sonidos no reconocibles al oído humano, de los sueños dentro del sueño, de cotas de malla, de farolas … así son estos mundos que a veces transito. El mensajero se pone al servicio del mensaje y toma su identidad de éste.

Y no sólo reconoces al mensajero por el mensaje que te trae sino que además reconoces el momento en el que te encuentras pues no puedes abrirte al mensaje si no reconoces honestamente dónde estás, es un requisito indispensable como la contraseña que abre la puerta de la cueva de los cuarenta ladrones que suele ser la misma que abre la cueva del tesoro. Vienen en un pack como los donuts, la Verdad descubre «mi verdad» y la incluye.

¿Qué hacer para adentrarnos en los mundos tranquilos donde descansar y comprender la Vida? Dejarte ser penetrado y fecundado por ella. El fruto que trae está lleno de gradeza, y no sólo lo está ese momento de comprensión profunda dónde la reconoces abiertamente y suena la sinfonía nº 2 (Resurrección) de Mahler sino también cuando dejas que cada nota disonante y arrítmica forme parte de ella. No dejes de contemplar y agradecer cada paso del camino de «tu vida».

Shhhhhhh… una gran historia de Amor se está dando.

Soy el Camino, La Verdad y la Vida.

Facebooktwittermail
youtubeinstagram